Ir al contenido principal

La rana y el alacrán - cuento resumido con moraleja


En la orilla de un río, una rana y un alacrán se encontraron. El alacrán, necesitando cruzar al otro lado, le pidió a la rana que lo llevara sobre su espalda. La rana, cautelosa por la reputación venenosa del alacrán, dudó al principio. Sin embargo, el alacrán le aseguró que no la picaría, ya que ambos se ahogarían.

Movida por la compasión y la promesa del alacrán, la rana aceptó llevarlo a través del río. Mientras nadaban, la rana sentía la confianza crecer entre ellos. Pero, justo en el punto medio del río, el alacrán traicionó esa confianza y picó a la rana. Con dolor y sorpresa, la rana, sintiendo el veneno extenderse, le preguntó al alacrán: "¿Por qué lo hiciste cuando ahora ambos pereceremos?"

El alacrán, con una serenidad inexplicable, respondió: "Es simplemente mi naturaleza". Mientras ambos se hundían en el agua, la rana comprendió la amarga verdad: la esencia del alacrán no podía ser cambiada, incluso a pesar de sus promesas y su aparente necesidad de ayuda.

La moraleja de este cuento es clara: algunas personas llevan consigo una naturaleza intrínseca que las impulsa a actuar de cierta manera, y aunque prometan cambiar, su esencia innata puede prevalecer. La historia advierte sobre la prudencia al confiar en aquellos cuyas acciones están arraigadas en su naturaleza, recordándonos que las promesas pueden romperse cuando la esencia de alguien es más fuerte que su voluntad.

Entradas populares de este blog

Zorrito, cuento educativo corto sobre las redes sociales

Este es un cuento breve sobre el uso de las redes sociales, ideal para compartir con niños y preadolescentes. Había una vez en un bosque encantado, un grupo de animalitos curiosos y amigables que vivían juntos en armonía. Había conejitos, pajaritos, ardillas y hasta un simpático zorro llamado Zorrito. Todos compartían sus alegrías y tristezas, y se ayudaban mutuamente en todo momento. Un día, Zorrito descubrió algo nuevo y emocionante: las "Redes Sociales del Bosque". Eran plataformas mágicas donde los animales podían compartir fotos, mensajes y contar sus historias. Zorrito, emocionado, se unió de inmediato y comenzó a acumular amigos y seguidores. Estaba fascinado por la atención que recibía y se sentía muy popular. Pero, a medida que Zorrito pasaba más tiempo en las Redes Sociales del Bosque, comenzó a notar cambios en su actitud y en la dinámica del grupo. Empezó a compararse con otros animales que parecían tener vidas más emocionantes y llenas de aventuras. Se obsesionó

Osito, cuento corto para niños sobre la importancia de compartir

Había una vez en el bosque encantado un pequeño osito llamado Osito. Osito vivía en una acogedora madriguera entre los árboles y siempre llevaba consigo su manta rayada y su querido juguete, un pequeño pez de peluche llamado Pececito. Un día, Osito decidió organizar una fiesta sorpresa para todos sus amigos del bosque. Estaba emocionado y quería que fuera la mejor fiesta que jamás hubieran tenido. Pasó días preparando invitaciones, decorando su madriguera con hojas y flores, y eligiendo la mejor música para la ocasión. La noticia de la fiesta de Osito se extendió rápidamente por el bosque, y todos los animales estaban emocionados por la celebración. El día de la fiesta finalmente llegó, y el bosque estaba lleno de risas y alegría. Los animalitos se deleitaban con deliciosos pasteles de miel, jugaban juegos divertidos y bailaban al son de la música. Pero a mitad de la fiesta, Osito notó que su amiguito Conejito estaba un poco triste en una esquina. Se acercó a él y le preguntó qué pasab

El cazador vanidoso - cuento resumido con moraleja

Hace mucho tiempo, en un bosque misterioso, vivía un cazador llamado Martín. Un día, al adentrarse en lo más profundo del bosque, encontró a Curupí, un duende con una espina incrustada en su pie. Con compasión, Martín decidió ayudar al pequeño ser, extrayendo la espina con cuidado. En agradecimiento, Curupí le obsequió una flecha mágica con el poder de cazar cualquier animal, siempre y cuando se respetara la condición de no cazar por placer, sino para alimentar a su familia. Martín se convirtió en el mejor cazador de su pueblo gracias a la flecha mágica. Su destreza en la caza se volvió insuperable, y el número de presas que traía a casa aumentaba cada día. Sus vecinos empezaron a sospechar de tanta abundancia porque Martín no había sido tan buen cazador antes. El mago del pueblo, intrigado, retó a Martín a cazar un colibrí, un acto que requeriría una precisión inigualable. Ansioso de demostrar su valía, Martín aceptó el reto. Cuando disparó la flecha se desvió hacia el propio corazón